miércoles, 23 de septiembre de 2015

Presentación en vídeo blog

Después de siete años de actividad en prensa escrita, redes sociales, radio y televisión, muchas personas nos habéis comentado que no conocíais a los miembros que integramos Proyecto León.

Por este motivo, hemos decidido empezar a hacer públicas nuestras conclusiones también en vídeo. Poco a poco algunos componentes del grupo iremos apareciendo en nuestro canal de Youtube.

Hoy simplemente nos presentamos como grupo a través de este canal. 

Esperamos que sea de vuestro interés. 



lunes, 10 de agosto de 2015

2017: Milenario del Fuero de León (III)

El 29 de mayo de 2014 Proyecto León publicó la primera tribuna dedicada al próximo Milenario (que se cumplirá en 2017) de la promulgación del Fuero de León por el rey Alfonso V. En dicho texto realizamos una exposición de lo que ha sido el Fuero y de la importancia que tuvo para la sociedad de aquella época y posteriores.

El 8 de octubre de 2014 publicamos otra más. En ella expusimos cómo la vieja capital regia se volcó en organizar los actos conmemorativos del IX Centenario de su Fuero: exposiciones de arte, certámenes literarios, conferencias, actos religiosos, deportes, bailes, concursos…

Observando que los nuevos mandatarios del Ayuntamiento y la Diputación dan muestras de querer dar otro enfoque a la ciudad, a la provincia y a sus recursos, hacemos de nuevo hincapié en la importancia de celebrar tan insigne fecha: el 28 de julio de 2017. Tenemos dos años para organizar un evento que puede ser revulsivo tanto para el turismo como para la maltrecha economía local.

Tal como se ha publicado en prensa en una entrevista con la nueva concejala de Cultura del Ayuntamiento de León, este acontecimiento es, para algunos historiadores, incluso más importante que la celebración de las Cortes de 1188, que han dado lugar a que León sea reconocida como "Cuna del Parlamentarismo".

Desde Proyecto León se exponen, a sociedad e instituciones, algunas sugerencias para el programa de esta conmemoración.

Organización de un concurso de ideas para elegir un lema, un logo y una mercadotecnia que identifique y personalice el Milenario ante el mundo.

Planificación de itinerarios guiados en los que se aúnen ambos hitos (promulgación del Fuero de 1017 y celebración de las Cortes de 1188), dos de las aportaciones más significativas del Reino leonés a la sociedad europea. Lógicamente estos itinerarios habrán de estar dotados de contenidos y dirigidos por personas que conozcan la historia y sean capaces de transmitirla de una manera cercana y amena.

Organización de un Congreso Internacional de medievalistas y especialistas en derecho con la implicación activa de la Universidad. Este tipo de cónclaves sitúa a León en el mapa académico y genera sinergias positivas.

Realización de una magna "Exposición temporal" de documentos y objetos originales de aquel León medieval y regio en el que se sancionó el Fuero. Las copias del documento original, en Braga y Oviedo, no podrían faltar a esta cita.

Este texto es el germen de una familia foral del que provienen otros similares. En este sentido, podría ser apropiado promocionar el hermanamiento de la ciudad de León con las localidades forales más significativas de su antiguo territorio. Sería una fórmula para afianzar lazos y dejar allí una huella imperecedera de la vieja capital, su Fuero y su Reino. Para ello se podría hacer un monumento conmemorativo en la capital y regalar a dichas localidades réplicas a escala.

El Fuero crea y delimita un espacio foral en torno a la ciudad con sus privilegios y sus deberes: el alfoz. Sugerimos la organización de una concentración de los pendones de esos pueblos como homenaje al Fuero y en una fecha cercana a la de su aprobación. El desfile puede ir acompañado de grupos folklóricos y podría culminar con una degustación gastronómica. Podría valorarse realizar esta concentración con carácter anual en una fecha fija.

Preparación de unas "Jornadas gastronómicas" que conmemoren esta solemnidad bajo un lema común que haga referencia a la celebración que nos une. Así mismo se pueden organizar concursos de tapas medievales u otros.

Representaciones teatrales en la ciudad relativas a la promulgación del Fuero, organizadas actualmente por iniciativa privada, que deberán contar con el apoyo y el impulso de las instituciones públicas.

Instrucción sobre este evento al personal de las Oficinas de Turismo, de tal forma que publiciten la próxima celebración a todos los visitantes que recalen en nuestra tierra. Esto debería hacerse extensivo a otros centros, como los albergues jacobeos, para que cada peregrino que durante estos dos años pase por León, conozca la próxima conmemoración del Milenario.

La celebración del 1000º Aniversario del Fuero de León se debe presentar como una fiesta histórica y patrimonial no solo para los leoneses sino proyectada a todo el país, incluso fuera de nuestras fronteras. Por ello, se hace imprescindible realizar una campaña publicitaria periódica en prensa, radio y televisión a nivel nacional y la utilización de las redes sociales, que darían al acontecimiento difusión internacional. De nada sirve organizar y celebrar cualquier tipo de evento si no conseguimos que se conozca más allá de nuestros límites territoriales. Sería interesante articular estas campañas publicitarias en las épocas previas a las vacaciones de verano, Navidad y Semana Santa. No tienen porqué ser largas y costosas, pero sí bien organizadas en determinadas fechas para conseguir el impacto que se desea obtener.

Elaboración de dípticos, cuadernillos, exposiciones itinerantes, conferencias, charlas, proyecciones para su divulgación en los centros escolares. Sería preciso, para ello, la creación de un grupo de trabajo coordinado por el Ayuntamiento de León que podría contar con el apoyo de especialistas y voluntarios externos.

Propuesta a la Junta de Castilla y León para incluir en los libros de texto la relevancia de este Fuero en el devenir posterior tanto del desarrollo de otros fueros como del sistema parlamentario europeo.

Una vez más, son las instituciones las que deben promover que se lleven a cabo este tipo de actos, pero los ciudadanos hemos de colaborar y exigir su consecución. De esta forma sentiremos que participamos, vivimos la ciudad y decidimos el destino de la misma, recobrando una autoestima colectiva perdida. Además, obtendremos importantes retornos económicos que, finalmente, benefician a todos.

Las recientes palabras de la concejala de Cultura de León han sido esperanzadoras e ilusionantes. El tiempo apremia si se aspira a una conmemoración a la altura de la historia. El Milenario del Fuero de León, a diferencia de otros aniversarios recientes, deberá de estar, al menos, a un nivel parejo de repercusión local, autonómica, nacional e internacional que eventos como el V Centenario de Santa Teresa o el IV Centenario del Greco en Toledo han tenido.

Confiemos en que los representantes municipales electos protagonicen, como hicieron en su tiempo los reyes Alfonso V y Elvira, una labor de gobierno que perdure en la memoria colectiva y que en 2117 sean referente y recordados (como quienes les precedieron hace ahora 100 años) por su grandeza de miras y por su amor incondicional a León y a los leoneses.

Proyecto León confía en que el nuevo equipo de gobierno del Ayuntamiento de León será capaz de capitanear la celebración, ilusionante objetivo, como aquéllos en que se revelan los grandes políticos.


martes, 31 de marzo de 2015

Programas electorales para León

Se aproximan las elecciones locales y autonómicas. Desde Proyecto León observamos, con gran preocupación,  que son pocas las fuerzas políticas que concretan un conjunto de medidas verdaderamente ligadas al territorio, basadas en un análisis de lo local, lo provincial y lo autonómico. Se dice algo tan inconcreto como “convertir León en una ciudad importante en España y en Europa” o bien “León necesita infraestructuras de primer nivel” sin que se nos explique para qué. Ésos son algunos de los evanescentes mensajes que se han transmitido al ciudadano hasta ahora.

Creemos que León se encuentra en un momento difícil como ciudad y como provincia, ya que no consigue incorporarse a la incipiente salida de la crisis del conjunto nacional. No es momento para la inconcreción en la acción política. En consecuencia es necesario afrontar el futuro con objetivos globales, cuantitativos y medibles en un plazo determinado, capaces de crear ilusión en los leoneses. Como ejemplo, podría ponerse la meta en 200.000 habitantes para la capital (con una fusión municipal previa e imprescindible), en 500.000 para la provincia, en un avance del PIB per cápita diez puntos por encima del nacional a 8 años vista, o igualar la tasa de actividad con la media nacional en ese periodo. De esta manera los partidos tendrían que concretar las medidas que piensan tomar para conseguir los objetivos y podrían contar con el apoyo de casi todos los leoneses, incluso superando ciertos enfoques ideológicos que quedarían supeditados o instrumentalizados para conseguir los mismos.

En tanto no se cuantifique el objetivo y los plazos, creemos que las propuestas de los programas son brindis al sol, y los leoneses continuaremos profundizando en la abulia y el desencanto que, sobre todo últimamente, nos corroe. Así se ha demostrado en las últimas legislaturas, en las que se habló en vano por demás. Si por algo ha de medirse la acción política es por los resultados. En consecuencia quisiéramos que las formaciones en liza explicasen primero sus objetivos globales, y luego que especificasen las distintas líneas de acción para lograrlos.

Estamos observando que en muchos casos los candidatos desconocen la situación de León (y, lo que es más grave, parece que no les importa). Así lo prueba la escasa utilización de las cifras que hacen referencia a los grandes indicadores socioeconómicos y de análisis de nuestra posición para una proyección de futuro. El debate político en León debería entrar más en este tipo de argumentos, que son los que los ciudadanos buscan en las noticias de prensa y boletines estadísticos. Además permiten centrar las argumentaciones sin que nadie eche balones fuera, práctica tan al uso en los tiempos que corren. No queremos pensar que los candidatos rehúyen el debate en estos términos ante la elocuencia de las cifras socioeconómicas que muestran tanto la ciudad como la provincia.

León no parte de cero. Además de un denso pasado histórico (¡cuántas provincias lo quisieran!), León tiene una historia reciente que marca una tendencia, tiene puntos fuertes, tiene potencialidades que serían explotadas como valiosos filones en otros lugares. Pedimos, exigimos, a nuestros políticos que marquen objetivos concretos y medibles que sirvan para que todos sepamos cómo va nuestro avance, cuanto nos falta para llegar y qué podemos hacer cada uno para ayudar a conseguirlo. Lo estamos deseando. Nada más pedimos un programa político real.

No hace tanto tiempo, desde el Consistorio leonés se difundió un eslogan que decía: “¡Vamos, León!”. En Proyecto León siempre nos hicimos la misma pregunta: “Vamos, pero… ¿adónde?”


¡Qué gran pueblo es León si encontrara líderes que supieran marcar el camino!

lunes, 2 de febrero de 2015

Las reformas pendientes

Concentración de la población en León
Proyecto León viene observando que el final de los mandatos en las instituciones locales y generales del estado se aproxima y que varias de las más importantes reformas pendientes continúan sin realizarse. Aunque es cierto que las propuestas que expondremos a continuación se escapan a las competencias provinciales, no es menos cierto que las instituciones leonesas no han hecho el más mínimo gesto por reivindicarlas ante otras de rango superior. La más importante nos parece la concentración municipal en torno a las ciudades y la reordenación de los municipios en las áreas rurales, donde hay que repensar el papel de estas instituciones y su necesario engranaje con la actividad vecinal a través de los concejos. Sin esta reforma la actividad local continúa plagada de ineficacias, servicios duplicados y gastos de funcionamiento superfluos que devoran recursos necesarios para la inversión. Y, aunque sea cierto en muchos casos, no vale el decir que los pueblos no tienen deuda y que los ediles no cobran. Este argumento se viene abajo cuando comprobamos cómo en muchas ocasiones prácticamente la totalidad del presupuesto de un ayuntamiento se dedica a su sostenimiento quedando un exiguo porcentaje para inversiones. El problema es que en los pueblos faltan servicios que en las ciudades sí hay y esa carencia provoca en gran parte el despoblamiento, por lo que debe ser cubierta en la medida de lo posible. La realidad divide al territorio en dos grandes grupos: el de las extensiones cuasidespobladas y el de las que conservan niveles considerables de población, lo que requiere un nuevo planteamiento que no vemos en los programas electorales. La austeridad y racionalidad que exigen para los demás parece no tener reflejo en aquello que es de gestión directa de los poderes políticos.


Una reforma pendiente que frenaría la asoladora despoblación de nuestro territorio sería la del mercado energético, para que los precios se ajusten a los costes reales, más los márgenes
Embalse del Porma (León)
comerciales lógicos. Los precios energéticos en España están entre los más altos del mundo desarrollado. No hay que esconder un problema estructural que se debe corregir de manera inmediata: el sistema eléctrico español tiene unas pérdidas por transporte en torno al 28%. Eso, que es un disparate, sucede porque el kilovatio cuesta igual en cualquier lugar de la Península, lo que permite que las empresas se fijen lejos de los lugares donde se produce la energía. En otras palabras, las zonas productoras de energía están subvencionando el kilovatio que se consume en las zonas industriales. Lo que dicta el sentido común es que la energía cueste menos donde menos costes tiene, es decir, donde se produce. Item más, los lugares con gran producción de energía hidroeléctrica deberían beneficiarse de tarifas más bajas, puesto que se trata de la más barata. Dicho en román paladino, León está subvencionando la energía que se consume en Madrid, Bilbao o Barcelona. Si se quiere reducir los costes a la industria hay que condicionar los precios a su proximidad a los centros de producción.

Es necesaria una reforma de la Ley electoral
Aunque son muchas las reformas pendientes, hoy solo citaremos una más: la ley electoral. León ha vivido uno de los periodos más bochornosos de su historia reciente, con detenciones por corrupción, numerosos implicados con raíces en esta tierra en casos levantados por la fiscalía y la policía, incluso el asesinato, en lo que parece un ajuste de cuentas, de una autoridad provincial. Es evidente que hace falta una reforma institucional profunda con elección directa de nuestros representantes. En ella ha de suprimirse la duplicidad de Delegación de la Junta y Diputación, a nuestro criterio, integrando la primera en la segunda. Se necesita una Diputación donde los políticos desempeñen solamente cargos de consejo, de fijación de objetivos y presupuestos. La capacidad ejecutiva debe estar exclusivamente en manos de funcionarios, de los que los políticos hablan actual y “oficialmente” muy bien, pero a los que luego ningunean en la toma de decisiones y ejecución de los planes. Este mismo criterio debería aplicarse en los ayuntamientos, pasando éstos a ser cámaras municipales donde los concejos sean escuchados. Y no son éstas, como decimos, las únicas necesidades de reforma, pero nos parecen las más necesarias y urgentes para resolver los profundos problemas que agitan a nuestra tierra.