lunes, 7 de julio de 2014

La lógica del aeropuerto de León

En Proyecto León aportábamos hace unos meses algunas cifras fundamentales para entender por qué el aeropuerto de León es una infraestructura muy beneficiosa y de escaso coste para los leoneses, si se compara con otras opciones de transporte. Aparte de estas razones de orden económico, están otras de puro sentido común que queremos explicar. Exponemos algunas de las que consideramos más importantes.

Hay que establecer como premisa que el Aeropuerto ya está construido. Puesto que la inversión ya se realizó, lo que queda ahora es obtener los máximos retornos de la misma haciéndolo funcionar tan intensamente como se pueda. Sin embargo creemos que no se están dando los pasos para lograrlo con la adecuada eficacia.

Sabemos que el aeropuerto de León tiene una ruta, la de Barcelona, con un número de viajeros más alto que cualquier otra. Sabemos también que, cuando los horarios son adecuados (ida a primera hora de la mañana y vuelta por la tarde-noche), estos viajeros prefieren viajar desde León a hacerlo desde otras bases. Asimismo sabemos que el precio del pasaje es determinante para hacer que los viajeros leoneses no vayan a otros aeropuertos. En consecuencia, creemos que el Consorcio tiene que apoyar en primer lugar esa ruta, que es la de mayor potencial. Además  se deben condicionar las ayudas a que se opere en las bandas horarias más interesantes. Por último, ha de ponerse un tope de precio a las compañías que quieran beneficiarse del apoyo del Consorcio del aeropuerto de León: por encima de cierto coste los viajeros se van a otros aeropuertos y si desde otros sitios se puede volar barato, desde aquí también se tiene que poder.



Estas medidas deben complementarse con la exigencia a la Consejería de  Familia e Igualdad de Oportunidades para que descentralice de inmediato los vuelos del Club de los 60 y, al menos para los leoneses, se gestionen desde nuestro aeropuerto; asimismo deben apoyarse los vuelos chárter a ciertos destinos que puedan atraer visitantes en los puentes largos, o las rutas a las islas Baleares y Canarias en verano, como es habitual. Sin embargo estos últimos destinos aportan viajeros sólo estacionalmente y en un número muy inferior al de la ruta a Barcelona. Y León necesita pasajeros.

Dado que la capacidad de actuación del Consorcio del aeropuerto de León es limitada, es necesario  concentrar el esfuerzo en conseguir operadores para las rutas más relevantes. Sólo así se puede garantizar la continuidad del aeródromo, pues si no se alcanza un número suficiente de pasajeros, puede llegar el momento en que se recorte definitivamente la oferta de servicios para la navegación civil.

Otro aspecto que sigue siendo una asignatura pendiente para conocer las posibilidades del aeropuerto es la oferta de vuelos regionales europeos por compañías de bajo coste. Es conocido que cada uno de esos vuelos, según su programación, aportan a un aeropuerto entre 60.000 y 80.000 mil pasajeros al año. Las zonas de destino han de ser algunas de las de mayor concentración de pasajeros de Europa para garantizar el éxito: el Gran Londres, los Países Bajos, la cuenca del Rin o el norte de Italia, donde se debería hacer una intensa campaña de promoción de nuestra región. De esta manera se garantiza la llegada de visitantes en cantidades importantes. En este sentido hay que recordar que el aeropuerto se hizo sobre todo para traer personas a León. Por eso el Consorcio Provincial de Turismo tendría que acordar con el Consorcio del aeropuerto sus acciones promocionales en ciudades europeas de acuerdo con los vuelos previstos. Dado que ambos consorcios están ligados a la Diputación de León, puede ser el momento de impulsar el aeropuerto de forma profesional y decidida.
Además, teniendo en cuenta que León va a disponer de un enorme Palacio de Congresos y que su actividad estará estrechamente ligada al aeropuerto, al AVE y a la promoción turística, hay que empezar a trabajar coordinadamente para sacar el máximo provecho a esas inversiones en las que los ciudadanos han depositado su esfuerzo de tantos años.

Oportunidades en León hay muchas. Próximamente está prevista la visita del Papa a España para conmemorar el V centenario del nacimiento de Santa Teresa. Las instituciones civiles y eclesiásticas de la provincia y de la comunidad tienen la oportunidad de cursar una invitación al Vaticano para que Su Santidad visite lo que, según una reciente investigación, se veneraba en Jerusalén como el cáliz de Cristo o Santo Grial en el siglo IV d.C., -custodiado en San Isidoro-.

Gestionado convenientemente, este hecho de singular relevancia para el mundo cristiano será la puerta de entrada de miles de viajeros, con la repercusión económica que eso supondrá para toda la provincia. El aeropuerto cobra una especial importancia para que un evento de esta dimensión se lleve a cabo.

Sólo hace falta que las instituciones se impliquen y trabajen por las grandes potencialidades que tiene esta tierra. Desde este punto de vista, el aeropuerto se presenta como una infraestructura por explotar en toda su dimensión.